Mientras en Buenos Aires nos han puesto mamparas en los Bancos y ya no sabemos cuando tenemos que pasar al cajero, en otras partes del mundo están tratando de revertir la tediosa tarea de ir al Banco.

Encomendaron semejante tarea al arquitecto francés Fabrice Ausset del estudio Zoevox.

El resultado es impresionante y ya se puede ver en la Place De L´Opéra distribuido en 1000m2.

Para los clientes que tengan que esperar hay un café (seguramente te regalarán un pain au chocolat que te debitarán de tu cuenta corriente) y un espacio para chicos.

Viendo las fotos no puedo divisar el cajero automático…