Al terminar de ver el Discurso del Rey no podía dejar de pensar en Eduardo VIII, el rey que abdica al trono por una mujer y deja todo el imperio  a su hermano Albert, tartamudo y con pánico de asumir semejante poder.

Me pareció más que interesante la vida de Eduardo, este Playboy que no tiene mucha cabida en el film.

En  la película lo caricaturizan como un  amanerado, fiestero y sobretodo despreocupadísimo ante la inminente llegada de la segunda guerra mundial, con el pequeño detalle que todavía era el rey del Reino Unido.

Decidí luego de ver el film hacer una pequeña búsqueda para saber quien fue realmente este Rey por tan solo ocho meses.

Edward Albert Christian George Andrew Patrick David, con todos  estos nombres paseaba su despreocupada  vida Eduardo, hijo del severo Jorge V.

Con tan solo  20 años quiso participar activamente  de la primera guerra mundial, esto no le fué permitido por  su padre por ser el heredero directo al trono.

Fué a partir de ese hecho y quizás sumado a la falta de cariño de sus padres que Eduardo desvirtuó  su rol de embajador de la realeza en el exterior para salir de parranda constantemente y olvidarse de la importancia que la monarquía conservaba en aquel entonces.

Famoso se hizo su gusto por  señoras que le doblaban la edad. Fué así como conoció a la dos veces divorciada y para peor.. norteamericana! Wallis Simpson, a la cual solo él parecía verle algún tipo de atractivo. La señora Simpson fue culpada con el tiempo de sacar lo peor de él. Ambos se casaron al poco tiempo de abdicar Eduardo.

Más adelante en el tiempo y en las puertas de la segunda guerra mundial, exactamente 1938 Eduardo no tuvo mejor idea que hacer junto su ahora mujer Wallis Simpson un tour por la Alemania Nazi! y visitó a un amigo suyo que vivía en Baviera.. Adolf Hitler!!

Es ahí donde tenemos que atar cabos. Jorge V, su padre se ocupó luego de la primera guerra mundial de borrar el apellido verdadero y “Alemanísimo” de la casa Real  que era Sajonia, Coburgo Gotha y lo cambió por el localísimo Windsor.

Volviendo a Eduardo, luego de su tour por Alemania decidió afincarse en Francia, la estadía duró muy poco al ser acusado por el servicio secreto Inglés  de filtrar información al enemigo, la guerra con Alemania ya estaba avanzada en aquel entonces. Enterado de esto su hermano, el Rey decide fletarlo a Barbados. Antes de partir Eduardo le pidió a sus amigos Nazis que cuiden de sus propiedades en Francia. pedido que fue respetado a rajatabla..

Llegado a Barbados con el título de gobernador  y casi  inmediatamente comenzó a hacer comentarios racistas contra los negros.. el 90% de la población.

Al fallecer su hermano , el queridísimo Alberto, Eduardo cortó todo tipo de relación con la familia real y murió en 1972 en Francia con el amor de su vida Wallis Simpson.

Años después de su muerte un amigo cercano confesó que había un pacto secreto entre Hitler y Eduardo si es que triunfaba el Nazismo, Eduardo volvería al trono como aliado de Alemania y títere del Fuhrer.

Esta quizás es una biografía dejada un poco por debajo de la alfombra por la Familia Real de Windsor, con razón no les hizo nada de gracia cuando el principe Harry fué disfrazado de Nazi a una fiesta hace un par de años… es que  la sangre germana corre por sus venas.