Muchísimos Argentinos viajaron en los últimos años a España en busca de un futuro mejor. Otros a hacer temporada de verano  en algún bar en la costa y así hacer unos Euros para recorrer Europa y sin ningún tipo de apuro retornar  a Argentina. Desde la crisis en España son pocos los que se quedan y muchos menos los que triunfan (salvo que jueguen al fútbol)

En diciembre conocí  brevemente a  Diego Cabrera, un Argentino que no solo triunfó en Madrid, sino que hoy en día es reconocido como un referente en la gastronomía Española.

Diego me contó su historia y como buena excepción a la regla tiene su cuota de buena suerte y de haber estado en el lugar indicado en el momento justo.

El padrino de Diego o quien lo tocó con una barita a lo Harry Potter fué Sergi Arola, uno de los grandes chefs españoles contemporáneos.

Arola lo contrató para su exclusivísimo restó de 2 pisos. La misión de Diego como barman  era “aguantar” en la planta baja a los impacientes clientes. A fuerza de simpatía criolla y buenos tragos y gracias al boca a boca el bar de “espera” se hizo más popular y fashionista que el mismo restó  escaleras arriba.

Una noche Arola lo encaró a  Diego, su protegido y  le dijo que el bar de espera había superado sus expectativas pero que no podían convivir. Lejos de un planteo de celos o terminar la relación Arola le planteó lo impensado, abrir asociados un nuevo bar pero con este concepto que está tan de moda en Madrid, el gastrobar ” tragos y mini tapas gourmet”.

Como si esto fuese poco, Arola le dijo que el nuevo establecimiento se llamaría “Cabrera”, el apellido de Diego, quien respondió que nadie iría a un lugar con un nombre tan común a lo que Arola respondió “entonces lo afrancesaremos, le pondremos Le Cabrera”  y así quedó.

No tardó mucho para que Le Cabrera se convirtiese en uno de los gastrobares  más populares de Madrid. Sentado en la barra  lo pude comprobar, cada mini tapa era un mundo de sabores y todo me lo preparaba en la misma barra “el francés”, mano derecha de Cabrera, todo con una rapidez y profesionalidad únicas.

Al momento de despedirnos Diego me confió que estaba por cerrar un acuerdo por un segundo local, esta vez en un espacio más que importante, en La Casa América de Madrid.

El mismo abrió hace muy poco y también  es un éxito.

La inesperada  novedad es que el mes pasado Sergi Arola se “divorció” de su protegido y abandonó  Le Cabrera para concentrarse en su nuevo proyecto “Vi Cool”

Les recomiendo si están por Madrid visitar Le Cabrera y quizás tengan la suerte de tener una charla con Diego y  les prepare unos tragos, pidanle el Bruce Willis, trago que le preparó al célebre actor como vemos en la foto.