El mundo de la moda no hace otra cosa que hablar de él, de Andrej Pejic, con tan solo 19 años factura modelando  más que vos y yo en todas nuestras vidas.

¿Pero por que tanto revuelo?…. El secreto es que  Andrej juega a ser un chico chica y le sale muy bien. Hoy en día es el fetiche de J.Paul Gaultier y es su musa/o  inpirador/a. (también es una de las caras de  Givenchy )

Todo comenzó como siempre, el cliché usual: Andrej trabajaba para una cadena de Mc Donalds o algo parecido en Melbourne, en Australia, su país por adopción cuando un cazatalentos se acercó al jóven con promesas de una mejor vida y el resto es historia.

En muy poco tiempo cerraba el desfile de J.P Gaultier con el vestido de novia y todos se preguntaban quien era esa nueva supermodelo tan parecida a Debbie Harry en sus mejores épocas, está más que decir que todos quedaron con la boca abierta al enterarse que era Andrej y no Andrea  la novia.

Igualmente faltaba un hecho para que Andrej fuese conocido mundialmente y esto sucedió esta semana gracias a las mentes cuadradas de los directivos de Barnes and Nobles quienes censuraron y sacaron de circulación la revista “Dossier” que tenía a Andrej en la tapa demostrando su androginidad al palo.

Mientras los noticieros se  relamen con este escándalo Andrej cuenta que le gustaría hacer una  ¿Playboy? retratado por Terry  Richardson o simplemente que tiene ganas de  comprarse una granja en medio de la rural Europa del Este y darle de comer a las gallinas, un genio/a. A mi me hace acordar a Hedwig del musical o a un personaje salido del film  Velvet Goldmine.

Aca va un reportaje a Andrej y a su madre donde cuenta como escaparon de la guerra en Serbia y los inicios de este nuevo niño mimado de la moda: