Siempre tuve fascinación por la tecnología aplicada al cuerpo humano. Fantaseé con tener alguna parte mecánica (chistosos abstenerse) que superase los límites tan concretos que tenemos los humanos, imaginaba por ejemplo con tener… una mano capaz de soportar frío o calor extremos, todo esto digno de la serie “la mujer biónica”. Sin ir mas lejos en la actualidad  mi personaje preferido de Manga y videojuegos es Raiden, mitad hombre mitad máquina y protagonista del próximo Metal Gear Rising para PS3.(una de las franquicias más vendidas en lo que se refiere a videojuegos)

Desde las series de los 80s al presente la medicina y la tecnología evolucionaron a pasos impensados. Esto nos lleva a la historia de Milo un jóven Serbio residente en Viena quien perdió el uso de su mano a los 14 años en un accidente de moto. Claro, al vivir en  el primer mundo y en vez de ser atendido en la guardia del Santojanni (acá en Buenos Aires)  a Patrick le hablaron de una alternativa nueva que estaban desarrollando en Viena.

Sin pensarlo dos veces Patrick aceptó la jugada propuesta, la misma consistía en amputarle su mano inoperante (estéticamente estaba perfecta) e insertarle una mano totalmente mecánica y controlada por impulsos de su propia mente.

Ya pasado el post operatorio y avanzada la terapia de rehabilitación vemos en este video a Patrick atarse los cordones, impresionante!

Ya no estamos tan lejos de Luke Skywalker y su mano robótica del Imperio Contrataca o del brazo mecánico de Will Smith en I Robot