Es un año para nostálgicos en lo que videojuegos se refiere, luego de 14 años ha salido al mercado el nuevo Duke Nukem, por lo visto en el trailer las intenciones son buenas pero los muchachos tardaron demasiado tiempo  en sacar una secuela y la verdad que el look n feel del juego me remonta a mi PC del 98, lo mismo pasó con el nuevo Wolfestein, una porquería e insulto al lindo recuerdo que guardaba por ambos juegos.

Distinta es la historia si hablamos de la franquicia Call of Duty, creada por Ben Chichoski  y  Activision. El Call of Duty parece siempre anticiparse en cada entrega a la tendencia en tecnologías  e ir de la mano con lo que los exigentes usuarios de juegos  de consolas requieren,  esto hace que  facturen más que grandes producciones de Hollywood (sí, cientos y cientos de millones de USD).

La base del éxito de Call of Duty es inspirarse en buenas historias de guerra y siempre apostar a nuevos motores de rendering para lograr esos gráficos tan realistas. En su primer entrega era obvia la “inspiración” que tomaron de “Rescatando al soldado Ryan” y de “Enemy at the gates”, la película protagonizada por Jude Law situada en medio de la batalla de San Petesburgo.

Allá por 2007, luego de unos meses de lanzar la 3era entrega,  todos creían que la franquicia no daba para más y que ya aburrían con esas armas antiguas la gente de Activision dió un giro de 180° : lanzó Call of Duty 4 “Modern Warfare” el cual vendió 13 millones de copias en las primeras semanas.

Estas nuevas entregas abandonaron completamente el escenario agotado de la segunda guerra mundial para situarse en calientes guerras y guerrillas de la actualidad con armas sofisticadísimas.

Luego de incontables éxitos de la división Modern Warfare, hoy salió el trailer de la nueva secuela que estará disponible en Noviembre, por lo que podemos apreciar los gráficos superan altamente las expectativas y promete escenarios bien conocidos como Paris, Berlín, Londres y New York.

Seguramente este fichín logre recaudar lo mismo que la película Titanic.