De adolescentes los chicos fantaseábamos incansablemente con el sexo opuesto. Queríamos descubrir que hacían las chicas que nos gustaban, sus secretos, de que hablaban y si es que pensaban en nosotros. Hoy en día estoy convencido que se aburrían y mucho, acá tengo la prueba: Manual para chicas aburridas