Hace un par de años el arquitecto Luke Clark Tyler, vivía en un departamento en Manhattan de 26 metros cuadrados. En vez de buscar algo más grande Luke decidió mudarse a algo…. aún más pequeño!

Luke ahora vive en un departamento, si es que se puede llamar así, de 23 metros cuadrados!. El parece feliz con su espacio y lo vive como una forma de vida, valga la redundancia.

Como buen arquitecto que es diseñó todo para que según la hora del día se acomode a sus hábitos, por ejemplo el sofá tiene una especie de tapa que se convierte en cama (un poco complicada a la hora de acomodar las sábanas).

Su escritorio de trabajo tiene una cajonera por un lado y un minibar del otro lado.

Incluso sus amenities del baño están empotrados junto a la poca ropa que Luke tiene, total él trabaja desde “casa” y mucha ropa no usa.

Mi curiosidad es que piensan las chicas cuando van a pasar un buen rato a lo de Luke y él abre la puerta, o que hará el jóven arquitecto durante esos días Newyorkinos en los que no se puede salir ni a la esquina por las intensas nevadas.

No deseperes amigo! hay varias personas como vos que prefieren la “habitación contenedora” :

Un amigo en Hong Kong:

Y otro Frencho: